domingo, 16 de enero de 2011

Día noveno: De paseo por tu lengua.

Oigo perros ladrar y me parece estar en casa.
La cocina huele a tus manos, un humo
Espeso y delicioso impregna cada habitación.
Que difícil es recordar lo que comí ayer, y
Que fácil me encuentro en el aroma de mí
                                                    Infancia.
Sabores que hablan de domingos por la tarde,
Horas de colores calidos con sabor salado.
Momentos que almacenar y recordar cada domingo,
                                                           Por la tarde.
Una queja se me antoja, por incordiar, por
Molestar un rato y así llamar tu atención.
Algo se quedó crudo, poco hecho, algo duro
Y sin sentido encontré hoy en la comida.

Quizá la próxima vez decida cocinar con los pies,
Así es posible que tenga más tiempo para pensar.

1 comentario:

  1. Al fin y al cabo... Es una buena excusa para adelgazar, ¿no? jaja

    ResponderEliminar